Destinos llenos de belleza y misticismo en Esquipulas

Destinos llenos de belleza y misticismo en Esquipulas
Fecha: 2014-01-10
Lugares que guardan cientos de historias y misterios que muchos viajeros buscan conocer.

Decenas de viajeros de Guatemala e incluso de hermanos países como Honduras y El Salvador eligen Esquipulas como uno de los destinos favoritos gracias a su precedente como Capital Centroamericana de la Fe y a su famoso Cristo Negro.

Sin embargo, el municipio chiquimulteco también ofrece otros lugares de singular belleza y misticismo, tales como Cueva de las Minas ubicada en el kilómetro 222.5 carretera a Honduras, en el poniente de Esquipulas.

El lugar se sitúa atravesando el río Los Milagros y en él se encuentra una variedad de especies de animales propios de nuestras tierras y otros, provenientes de lugares tan lejanos como África, tal es el caso de los inconfundibles, hipopótamos y leones.

Allí también se encuentra una pequeña laguna que ofrece descanso y un clima fresco a los visitantes, en especial para aquellos que, luego de haber recorrido el parque decidan contemplar el nadar relajante de patos y gansos en sus aguas, disfrutar de una siesta en las hamacas, o bien tomarse fotos bajo la sombra de un árbol.

El origen de su nombre

No obstante, el lugar que da su nombre a Cueva de las Minas es precisamente una cueva de la cual se presume se extrajo plata en tiempos de antaño. La entrada a la cueva tiene una forma peculiar que atrae a los más aventureros hacia su interior.

Algunas personas realizan pequeñas ceremonias en su entrada como agradecimiento por las cosechas abundantes o bien llevando a cabo rezos y súplicas. A pocos pasos de la cueva el rio Los Milagros pasa sigilosamente, éste fue considerado bendito por lo que muchas personas acuden a él para llevar a cabo bautizos.

Al regreso de Cueva de las Minas, los visitantes pueden disfrutar de una bella vista desde el mirador del lugar en el cual se aprecia gran parte del casco urbano esquipulteco.

Compadres y piedras

Otro de los parajes que guardan especial misticismo es la llamada ¨Piedra de los Compadres” la cual para algunos es una visita obligada al llegar a Esquipulas.

El viaje al lugar no es muy laborioso, se puede acceder por la carretera antigua de Chiquimula hacia Esquipulas o bien se toma uno de los transportes que se sitúan cerca de la Basílica en el centro del propio municipio.

Una de las características que más llama la atención es el extraño equilibrio existente entre ambas piedras, el cual ha vencido el paso del tiempo y las condicione climáticas.

 “Estas piedras no son tan pequeñas como se piensa, la de arriba alcanza el tamaño de un auto regular de cuatro puertas. Juntas alcanzan una altura de unos tres metros y un peso de 50 toneladas”, dice uno de los encargados del lugar.

Su historia

La leyenda cuenta de dos amigos que se hicieron compadres (uno apadrinó al hijo del otro). El acuerdo implicaba responsabilidad, honor y confianza. El padrino del niño terminó por traicionar esto, dejándose llevar por el deseo hacia la madre de su ahijado.

Madre y padrino llegaron a un lugar en el que, estando solos, únicamente en compañía del viento y la naturaleza, sucumbieron consumando así el acto sexual.

Dice la leyenda que por ser infieles un castigo cayó sobre ellos, convirtiéndose inmediatamente los dos en piedra y permaneciendo como un recuerdo y advertencia de las consecuencias de aquel acto indecoroso.

Pese a la leyenda detrás de estas rocas, muchas personas atribuyen poderes divinos. Por ello el lugar es escena de rituales sagrados, rezos, sacrificios y penitencias.

En la Basílica

Pero el lugar que atrae anualmente a más de doscientos mil peregrinos provenientes de distintos lugares de México, Honduras, El Salvador y aún de Nicaragua y Costa Rica es la Basílica de Esquipulas.

Todos los años cientos de fieles católicos vienen a Esquipulas, visitan lugares como la Piedra de los Compadres, el cerrito Morola, Cueva de las Minas y no olvidemos la Basílica”, explicó  Jaime Rosa, encargado de la coordinación de eventos especiales en la Basílica.

Marvin García devoto comentó,  “venimos desde Metapan hasta Esquipulas y hacemos esto desde 1970 como parte de una tradición que para nosotros simboliza un sacrificio por promesas, plegarias y agradecimientos al Cristo Negro”.

BRINDANOS TU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto mas fluido con nuestros lectores.

Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: lenguaje inadecuado y los insultos no serán publicados.

Este sitio web, no es responsable de los comentarios recibidos en ella, estos son responsabilidad de cada autor.